Jose Luis Alvite

Posted by JJ Alonzo On viernes, 8 de abril de 2011 0 comentarios

"Siempre he sido esquivo, incluso desde pequeño. Recuerdo que de niño, cuando salía a la calle de la mano de mi madre, a la media hora aparecía de la mano de otra".
Hay infinidad de genios que no llegaremos a conocer jamás. Alvite, dentro del ranking de la genialidad, es un Titán. Siempre he admirado a las personas con talento y la virtud que más valoro es la humildad; pues bien, este señor de vista cansada y voz aguardentosa ostenta el número uno de mi podio personal.
Periodista de vocación, trabaja por las mañanas en un banco como contable (hay que pagar las facturas), y por las tardes va al periódico a escribir (es columnista de La Razón). Rompe, rigurosamente, todos los papeles en los que haya escrito, no guarda jamás nada. No tiene afán de notoriedad ni le preocupa el dinero -aunque como dijo "y no me sobra"-. Sin embargo, por avatares del destino, empezó a aparecer en el programa de radio de Carlos Herrera.
En éste espacio, cada viernes, recita un pequeño texto -de unos dos, tres minutos de duración- del pequeño universo con sabor a cine negro que Alvite ha creado en torno a un local ficticio: el Savoy. Allí, gansters como Tonino Fiore, el columnista Chester Newman, o la corista Terry Shelton van tejiendo una red de metáforas imposibles donde el autor nos abofetea con su genialidad.
Jose Luis es un hombre taciturno, que disfruta con su soledad. Carlos Herrera tenía que hacer llamamientos, a través de la radio, para que todo aquel que viera a éste hombre le dijera que volviera a la radio: "ven cuando quieras, el tiempo que quieras, pero ven". Alvite decía que se iba para poder volver, como la marea. Y es gracias a Herrera que, junto con el director de La Razón, han rescatado la mayoría de sus manuscritos para editarle un libro (creo que ya llevan tres), que recomiendo encarecidamente. Sin embargo, es su sección radiofónica lo que ha hecho despertar a la legión de fans que crece diariamente.
La música que introduce su sección es la banda sonora de la antigua serie de detectives Mike Hammer, una sintonía que nos sitúa en medio de un callejón oscuro, donde la noche cerrada es apuñalada por el fogonazo de un mechero al encender un cigarro. Hay muchas pistas de audio, pero no se subirlas al blog. Gracias a Dios, la legión de "Alvitistas" ha subido sus clips a san you tube. Aquí os dejo unas cuantas.




0 comentarios:

Publicar un comentario